sábado, 7 de abril de 2018

Villavieja de Yeltes





“V. con ayunt. en la prov de Salamanca (18 horas), part. jud. de Vitigudino (5), dióc. de Ciudad Rodrigo (8), aud. terr. de Valladolid (45) y c. g. de Castilla la Vieja: sit. en un llano a una leg. escasa del r. Yeltes; goza de clima benigno y propenso a tercianas. Tiene 250 casas de 5 a 8 varas de altura con mala distribución interior, calles malas e irregulares; una escuela de instrucción primaria concurrida por unos 50 niños; casa municipal con cárcel; igl. parr. (San Pedro) servida por un cura de segundo ascenso y provisión ordinaria; 2 ermitas (San Sebastián y María Santísima de los Caballeros), y un cementerio bien situado. Confina el térm. por el N. con el de Pedro Alvaro; E. r. Yeltes; S. Santidad y Hernandinos, y O. Bogajo; pasa el r. espresado de S. a E. dividiendo el térm. de los dos confines ya dichos; interrumpe su curso en el verano y queda el pueblo a la izq.; hay además varios manantiales y charcas de cuyas aguas usan los vec. El terreno participa de monte y llano; es de secano y poco fértil con algún arbolado de encina roble y algunos huertos. Los caminos son locales y malos. El correo se recibe dos veces a la semana. Prod.: trigo, centeno, algarrobas y legumbres; hay ganado lanar, vacuno, cabrío y de cerda, y caza menor. Ind.: hay una fáb. De curtidos y varios telares de lienzos. Pobl.: 289 vec., 1,200 alm. riqueza prod.: 899,166 rs. imp.: 44,618. El presupuesto municipal asciende a 10,000 rs., y se cubre con el prod. De los pastos y la bellota, y el déficit por reparto vecinal.
El rey D. Felipe II dio a esta pobl. título de v. y otros privilegios.”
Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de Salamanca
Pascual Madoz (1848 – 1850)
































































































viernes, 6 de abril de 2018

Yecla la Vieja





“Desviándonos un poco a la derecha por la carretera que conduce a Bogajo, Llegamos a Yecla de Yeltes. A su lado está Yecla la Vieja, un castro amurallado, por el estilo de los que hemos visto en Saldeana, Bermellar y Lumbrales. Conserva el muro en todo su perímetro y, hasta la altura de dos metros, en buen estado. Dos calles se cruzan en el centro, convertidas hay en rústicas sendas para servicio de las tierras de labor a que está dedicado el recinto. Su nombre primitivo fue probablemente Virlanga o Vislanda (Hübner, CIL, II núm. 5033), hoy vinculado en arroyo inmediato Varlaña, y aun los ancianos dicen que se llamó la ciudad de Irlanda.
Cuatro puertas se abren en sus murallas, una al noroeste, obligando al que entra a dar una vuelta entre dos fuertes castillos que la defendían; otra al sur, sencilla; otra al este, y otra, que podríamos llamar postigo por su pequeñez, al nordeste. Como todos los castros de la orilla del Yeltes creemos que pertenece a la edad del bronce en sus orígenes, y así autorizan a sospecharlo los caballitos grabados en las peñas próximas, que los de Yecla denominan los siete infantes de Lara (véase J. L. Martín, B. Academia Historia, t. 75, pág 399).
Esta población fue romanizada como lo demuestran muchas inscripciones que allí mismo se conservan, publicadas en nuestra Epigarfía salmanatina. También se cristianizó con la Virgen del Castillo, cuya ermita está contigua a los muros; la ermita de Santiago, que seguramente tiene la misma finalidad, está un poco separada.”
Reseña Histórico Artística de la provincia de Salamanca.
P. Cesar Moran (1946)